Basílica de la Encina, Datos Clave Para Visitarla

Comparte:
Compartir en WhatsApp Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Como adelantábamos en la guía de Qué Ver en Ponferrada, la Basílica de la Encina de la ciudad es uno de los monumentos más queridos por los ponferradinos. Junto al Castillo Templario, siempre que vamos a la capital berciana la visitamos.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber antes de ir para que no te pierdas nada (desde lo básico, como los horarios de visita, hasta resumen de su historia y más cosas).

✅ Arquitectura Basílica de la Encina

Uno siempre disfruta más del patrimonio si tiene contexto de lo que está viendo. En el caso de la Basílica de Nuestra Señora de la Encina, te encontrarás con un templo de dimensiones medias, construido a base de piedra con planta de cruz latina y estilo renacentista.

Castillo de Ponferrada
Te puede interesar:
Castillo de Ponferrada: Descubre la Fortaleza Templaria
Tip Viajero
La Iglesia de la Encina es de las más importantes de la provincia, y sin duda la más relevante de todo El Bierzo

De todo el conjunto, dos cosas destacan claramente, las siguientes.

➡️ La Torre

La torre de la basílica es todo un símbolo en sí misma, porque se ve casi desde cualquier parte de Ponferrada. Tienes 50 metros de alto hasta la veleta que la corona, forma cuadrada y principalmente dos partes:

  • La base, encastrada en la primera parte de la nave del templo.
  • El campanario, a su vez de dos cuerpos, ambos con balcones y vanos para las campanas (16 en de varios tamaños), rematado el superior por una cúpula.

Su construcción comenzó sobre 1.612, con los planos de Pedro Álvarez de la Torre, aunque se tuvo que parar por el elevado coste de otros elementos del templo. En 1.616 se colocan las primeras campanas, de manera provisional.

Así se queda hasta 1.648, cuando Juan Bautista Velasco, maestro cantero, proyecta cambios en base a los planos originales de Álvarez de la Torre. Entre otras cosas añade un balaustre y dobles vanos para las campanas, pero no puede terminar la obra. La retoman Antonio de la Huerta y a Martín de las Cabadas en 1.654, quienes levantan el segundo cuerpo, y ya en 1.670 termina la obra Lucas de Ligar.

Torre Basílica de la Encina
Torre de la Basílica de la Encina. Fuente: Wikipedia

Sin embargo parte de lo que vemos es de otra época. Concretamente en 1.733 un rallo impacta contra la torre y le hace daños considerables. Ahí se reconstruye el campanario, añadiéndole el segundo cuerpo y cúpula actuales.

Aunque como hemos visto la torre se va levantando y reconstruyendo en diferentes momentos, consiguieron que todas las intervenciones siguieran una línea parecida, dando como resultado un conjunto armonizado (que podríamos situar en el estilo barroco gallego).

➡️ La Entrada

Portada Basílica de la Encina
Portada de la Basílica de Ponferrada

El acceso a la Basílica de La Encina se hace por la portada principal. Simula una especie de retablo, barroco, compuesto por un arco de medio punto, con dos columnas dobles a los lados.

Sobre ellas sigue el conjunto de piezas que forman el entablamento, a su vez formado por un arquitrabe y un friso. Encima hay un frontón semicircular con una hornacina rectangular en el centro, que aloja una imagen de la Virgen de la Encina.

Todo el conjunto está rematado por dos grandes puertas de madera y bronce, réplica de las originales (aún se conservan). Son recientes, de 1.996, y están decoradas con diferentes símbolos y figuras.

✅ Interior Basílica de la Encina

Al acceder al interior de la basílica nos encontramos con un templo sobrio, con no mucha luz natural, pero sí elegante, articulado por tres partes principales: la capilla Mayor al fondo, detrás el transepto o nave que cruza a la principal, y esta, la nave principal o cuerpo.

Museo de la Energía de Ponferrada
Te puede interesar:
Museo de la Energía de Ponferrada: Todos los Detalles

Como suele ser habitual en muchas iglesias de este tipo, a lo largo del edificio encontramos diferentes capillas con sus correspondientes retablos, y en los techos bóvedas de piedra de diferentes estilos, a su vez soportadas por arcos.

A parte de su arquitectura en sí, te recomendamos que pongas especial atención a los siguiente.

➡️ Retablos Principales

De todos los retablos de la Basílica de la Encina, y dejando aparcado el mayor, del que hablaremos luego, nosotros destacaríamos los siguiente dos.

  • Retablo de la Inmaculada Concepción: data de 1.720, es autoría de Diego de Quintana y está compuesto por tres partes. En centro la Inmaculada, a la izquierda imagen de Santa Teresa del Niño Jesús y a la derecha otra de San Antonio. Sobre ellos tres, la imagen de más calidad, una de Santa Teresa, barroca y bonita policromía.
  • Retablo de las Animas y Nuestra Señora del Carmen: data de 1.750, menos la parte superior que es del 1.660. En este conviven imagen de la Virgen del Carmen en el centro, a un lado Santa Rita y al otro San Nicolás de Bari. Sobre ellos remata la pieza el tablero de las aminas de Jacinto Sanjurjo, que representa el cielo, el purgatorio y el infierno.

➡️ Altar de Nuestra Señora de la Encina

El Altar de Nuestra Señora de la Encina es la joya de la corona de la basílica sin ninguna duda. Dentro de todo el conjunto se pueden resaltar muchas cosas, como el frontal, todo lleno de orfebrería salmantina del siglo XVIII, pero lo más reseñable es el Retablo Mayor.

Como no podía ser de otra forma está dedico a la Virgen de la Encina. Está lleno de relieves y tallas de gran calidad, con la imagen de la virgen en el centro (la escultura es de madera, del primer tercio del siglo XVI) dentro de una bonita hornacina.

Retablo Mayor Basílica de la Encina
Retablo Mayor de la Basílica de la Encina

➡️ Virgen de la Encina

La Virgen de la Encina es la imagen que se venera en la basílica, de ahí su nombre. Es la patrona de toda la comarca de El Bierzo y son muchos los bercianos que la tienen mucho cariño.

El Bierzo no es el único territorio del que esta virgen es la patrona. Hay más, cada uno con su imagen, y su correspondiente leyenda para explicar la procedencia.

En el caso de la imagen de la Virgen de la Encina de Ponferrada, custodiada en la basílica como decíamos más arriba, la leyenda cuenta que llegó a la península sobre el año 450 desde Jerusalén, de la mano del Obispo Toribio.

Tip Viajero
La imagen de la Virgen de la Encina de Ponferrada es cocida también como La Morenica, por su aspecto oscuro. A este tipo de imagen se las denomina vírgenes negras, de las que hay pocas.

Mucho tiempo después, en el IX, el Obispo San Juanacio la habría escondido en Ponferrada para ocultarla de los musulmanes, tan bien que se dio por desaparecida durante siglos.

Concretamente hasta el 8 de septiembre del 1.300, día en el que se celebran muchas de sus manifestaciones milagrosas y justo el mismo en el que los Templarios de la ciudad la hallaron; estos estaban recolectando leña para su Castillo, y al ir a cortar una encina, la misma se partió y en su interior se encontraba la imagen.

✅ Localización, Horarios, Precios 2020

Resumiendo, estos son los horarios de la Basílica de la Encina y demás información actualizada.

➡️ Horarios

Durante todo el año, e independientemente de los horarios de misa que tienes justo debajo, la basílica de Ponferrada abre:

  • De 09:00 a 14:00 horas y de 16:30 a 20:30 horas.

Horarios de misas

Como templo de culto que es, la actividad de misas también es amplia, en los siguientes horarios:

  • Días laborables: a las 11:00 y 20:00 horas
  • Días festivos: a las 11:00, 12:30 y 18:30 horas
  • Vísperas: todos los días a las 20:30 horas

➡️ Precios

La entrada a la Basílica de la Encina es gratuita.

➡️ Localización

Otra de las mejores cosas de la Basílica de Nuestra Señora de La Encina es su localización. Se sitúa en la zona centro de la ciudad, donde están todos los restaurantes y otros atractivos como el Museo del Bierzo. Ahí va la dirección concreta y mapa de situación:

Dirección: Plaza de la Encina s/n

✅ Historia Basílica de la Encina

Si has llegado hasta aquí leyendo todo o parte de lo anterior, ya te habrás dado cuenta que la historia de la Basílica de la Encina de Ponferrada es el resultado de siglos de construcción.

Todo arranca a mediados del siglo XII.

Es ahí cuando, al calor del Camino de Santiago, nace un tercer asentamiento que une los dos anteriores situados a orillas del río Sil, el de San Pedro y el de Pomboeza, y alrededor de este se crea la iglesia de Santa María (de la unión definitiva de esos tres surge la creación de Ponferrada como tal).

Pasa a llamarse el poblado de Santa María, y por diferentes razones es el que más crece y más peso económico alcanza.

Rápidamente la iglesia medieval se queda pequeña, las críticas arrecian (que si es fea, que está mal construida…) y la población demanda una nueva. En 1.567 finalmente el Obispado de Astorga da permiso a la villa para construirla, en sustitución de la anterior.

Las obras arrancan en 1.573, y como suele ser habitual, por problemas económicos y crisis varias, no se termina hasta mucho tiempo después, en el siglo XVII, dándose diferentes fases de construcción y mezclándose estilos, planos o añadidos (es una mezcolanza entre renacimiento, clasicismo trasmerano y hasta barroco gallego).

Fuentes: Wikipedia – revistaecclesia.com / Imágenes: Wikipedia Commons

Comparte:
Compartir en WhatsApp Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Deja un comentario